+ Seguridad frente a riesgo de ropturas

Las láminas de seguridad y protección son de poliéster o películas de PET que se aplican al vidrio y al acristalamiento para mantenerlas juntas si el vidrio se rompe (iguales a los vidrios laminados). La principal diferencia entre la película y el vidrio laminado es que estas láminas se pueden aplicar a los vidrios después de la fabricación o instalación, es decir, es un producto de actualización a lo más altos estándar de seguridad definidos en la UNE EN12600 en el 2003. Estas láminas se usan ampliamente en todo el mundo; se pueden encontrar en trenes, autobuses, automóviles y edificios. Desafortunadamente, a menudo se aplican después de sufrir daños y darse cuenta del peligro de nuestras ventanas (vidrios monolíticos).

Están diseñadas para funcionar bajo condiciones adversas. Como tal, se han diseñado estándares y ensayos para garantizar que estas láminas funcionen en tal situación. Es recomendable que cualquier posible usuario se asegure antes de que su instalador profesional pueda producir por adelantado la certificación de las láminas y al termine de la obra el "certificado de conformidad a las normas europea".

Las láminas de seguridad y protección se usan donde existe la posibilidad de lesiones por roturas accidentales de vidrios (como tiendas, hoteles, colegios y edificios públicos). Estas láminas se pueden aplicar a vidrio templados, recocidos, monoliticos y dobles de cualquier grosor. Están disponibles en varios espesores, desde 100 micrómetros (4 mils mínimo 2 capas) hasta 525 micrómetros + (21 mils). El espesor de la película se selecciona para el nivel de protección deseado y las dimensiones del cristal. Los fabricantes recomiendan una película de 100 micrómetros (2 capas) para vidrio de hasta 3 mm y una película de 175 micrómetros para vidrio de más de 6 mm.

Estas películas se pueden aplicar también para aplicaciones de seguridad, donde se desea un retraso de entrada forzada. El rendimiento de estas películas se ve afectado por la resistencia de la unión adhesiva, el grosor del poliéster, la calidad de la aplicación y la estructura / marco de la ventana.

Estas películas se pueden aplicar en instalaciones de procesamiento de alimentos donde el vidrio debe estar contenido si se fractura y no cae en las instalaciones. Nuestras láminas está aprobadas y aplicadas en muchos procesadores de alimentos y bebidas en todo el mundo.

Cómo y dónde se aplican

Las películas, como si fueran sándwiches cuentan con una cara adhesiva, mucho más resistentes a las tradicionales láminas de control solar, para unirlas definitivamente con los vidrios. En el proceso de fabricación pueden tener componentes añadidos, como con una capa altamente reflectante (espejo), neutras con baja reflexión, de privacidad con efecto arenado blanco.

Sin embargo, como se mencionó anteriormente, son sus propiedades físicas las que les permiten ser utilizadas en diversas aplicaciones, tales como:

  • Proteger las personas y objetos de los fragmentos de cristal en caso de roturas. Esto significa que el cristal, una vez instalado, puede mejorarse con posterioridad para cumplir con la normativa legal aplicable según la EN 12600
  • Transformar definitivamente la resistencia del cristal frente a roturas, actos vandálicos y ondas expansivas y permite clasificarlos en los tipos de cristal de seguridad laminado que se definen en la EN 356, GSA  Nivel 2

DEMOSTRACIÓN DE DESEMPEÑO

En este vídeo podéis ver cómo incluso un vidrio templado muy fino (tan solo 3 mm) puede transformarse frente a disparos de rifle con el uso de una lámina totalmente transparente certificada de 13 mil.